El tubo de escape

El tubo de escape es una de esas piezas que se deja en el olvido por su aparente simpleza. Se encarga de la velocidad con  la que salen los gases del vehículo, reducir los ruidos, contribuye de manera general en el buen rendimiento del motor. Algunos han aprovechado la tendencia que hay en torno a estos y han cambiado los silenciosos por resonadores que solo lo modifican estéticamente.

Hay algunos tips para saber un poco más de qué va todo esto y no pasar un rato amargo por un pequeño error, estos son:

  • Cambio del tubo: suelen tener una vida útil de 80.000Km aproximadamente, esto aplica si se usa mayormente para desplazamientos largos. Si el vehículo no circula en un tiempo considerable se creará en él humedad, pudiendo corroer la pieza. Otros avisos de necesitar un cambio son los sonidos de golpes en el suelo y cuando el combustible se consume alarmantemente.
  • Proceso para cambiarlo: este es algo caro. El sistema de escape está compuesto por el catalizador, tubo de escape (con su cola) y el silenciador. Mucho cuidado con las piezas nuevas porque debe asegurarse primero que estén homologadas, esto suele pasar mucho con los Pueden verse muy estéticos, pero es común que no cumplan con las normativas de circulación dado que perjudican el funcionamiento del mismo.
  • Quitar y poner el tubo: para comenzar debe dejar que el coche esté completamente frío para evitar las quemaduras. Eleve el coche para identificar las piezas que serán extraídas, realice el corte y después proceda a retirar los tornillos que mantienen fijo al silenciador. Una vez hecho esto se debe impregnar de grasa los repuestos que vaya a unir, los instala cada uno en su sitio, los alinea, comprueba que estén bien y arranca el motor. Rectifique cada unión de que no hayan fugas o elementos mal colocados.

Cambios como embellecer el tubo pueden realizare siempre y cuando no entorpezcan, como por ejemplo que no debe sobrepasar del parachoques. Otros como modificar la boca de salida para instalar una pieza de ornamento tampoco debe ser exagerado.

Afortunadamente es uno de los elementos más comunes, por ende, más fácil de encontrarlo. Consulte un desguace para coche online, que se encuentre en territorio español. Tendría acceso a un stock de productos que aún tienen una vida útil que ofrecer, además de otros servicios que pueden variar de una compañía a otra.