Inundaciones que todo lo hacen polvo

Cuando la naturaleza decide castigarnos lo hace de manera que no podamos olvidarlo en un tiempo, mi madre dice que es una forma de decirnos que la estamos maltratando cada vez más y que en un momento dado saca sus uñas tan solo para defenderse. La verdad que somos muy dañinos con ella, no cuidamos nada si vamos al campo nos da igual si tiramos un cigarro y todo se prende, tiramos la basura en la calle generando mucha más cada día, utilizamos los coches cada vez más y no dejamos de contaminar, la verdad que nosotros somos los que nos estamos cargando un planeta precioso y que dentro de no muchos años no vamos a poder ni vivir en él, pues claro su única manera de decirnos basta ya es mandándonos temporales con los que no podemos luchar, grandes vientos huracanados, grandes tormentas eléctricas, y grandes lluvias en las que no para de caer lluvia y cuando nos damos cuenta los ríos se desbordan y comienzan las inundaciones prolongadas.

Seguro que todos nos acordamos de las inundaciones de Málaga, yo la verdad que a la perfección y no precisamente porque salieran en la tele, me encontraba allí esos días en casa de un familiar y me pilló de lleno sin poder venirme a mi casa. Por supuesto el coche yo lo tenía en la calle, claro cuando empieza a llover lo que menos te imaginas es que nos vamos a encontrar con lo que vino después, el agua corría a mares y claro se llevaba todo lo que encontraba a su paso, por supuesto los coches también entre ellos el mío. En esos momentos desde luego lo que no se te ocurre es bajar solo piensas en que sea lo que Dios quiera y ya está yo no iba a poner en riesgo mi vida por el coche.

Cuando lo encontré imaginaos la estampa lo peor de todo es que el seguro no me cubría inundaciones a sí que un amigo me dijo visita la siguiente web y allí encontrarás la solución y así fue, la solución era que me lo tasaran en un desguace y que me dieran lo que fuera por él de todas formas ya no me valía para nada. Lo que está claro es que en ese tiempo por mucho que me apetezca ya no vuelvo a visitar a mi familia en Málaga.