La ayuda que necesitamos

Todos necesitamos ayuda en algún momento de la vida, en casa tenemos la ayuda incondicional de los que nos quieren, la familia siempre está ahí para ayudarnos en lo que necesitamos, la familia siempre está al pie del cañón para poder resolver nuestros problemas, nuestras dudas y así poder seguir con la rutina del día a día.

Casi siempre que tenemos un problema acudimos a los que más nos conocen, recurrimos a las personas que sin apenas preguntarnos ya saben lo que nos pasa y como ayudarnos, eso es merecedor de un merito increíble, eso solo lo pueden hacer las personas que más nos quieren.
En el trabajo pasa lo mismo pero en distinta medida. En el trabajo nos ayudamos nosotros mismos solicitando todo lo que necesitamos para desarrollar bien nuestro trabajo y ser así lo mas competentes posible. En la oficina es fácil encontrarse un día con una carencia, con una falta muy visible y que hay que solventar lo antes posible, lo mejor es pedir ayuda a quien competa y poder solucionar cuanto antes el problema, si necesitamos material de oficina, folios, bolígrafos o alguna máquina más exclusiva como puede ser una impresora o una máquina de las destructoras de papel fellowes pues hay que pedirlo a la persona adecuada, así nuestro trabajo no se verá afectado por ningún contratiempo y podremos salir del problema lo antes posible.

Es importante tener prioridades es decir, si nos hace falta la destructora de papel no podemos dejar de pedirla por su coste o porque a  lo mejor no me la traen o a saber por qué piensas que no deberías de pedirla, todo lo que nos beneficie en el puesto de trabajo debe de ser como mínimo estudiado para así ser más productivos que al fin y al cabo es lo que todos buscamos, ser lo más productivos posible. En casa la cosa cambia y siempre tenemos la ayuda que necesitamos, no pensamos en qué momento pedirla, se hace y punto.
La ayuda que necesitamos no siempre es visible y debemos de buscarla, algunas veces es difícil de encontrar y debemos de esforzarnos un poco para conseguirla, lo mejor en cualquier caso es rodearse de personas que te quieran, que te entiendan y que estén dispuestas a ofrecerte una mano cuando realmente lo necesites, lo de mas cae por su propio peso, agradecer es de sabios.