No todo el mundo esta preparado para ser padre

En la actualidad vivimos de manera en la que todo lo tenemos programado, vivimos como si de robots se tratara y no damos un paso en falso ni intentamos salirnos del guión, un guión que tenemos más que aprendido y que esta sociedad sin duda nos obliga a no pasar por alto y mucho menos olvidar. Sin duda nos encontramos ante una sociedad que nos indica que pasos dar en cada momento, hay muchos rebeldes que intentan vivir a su manera pero son mal vistos, no los queremos entre nosotros, el lema vive y deja vivir sin duda no es aplicable en este tipo de personas que quieren vivir bajo una dictadura más que en una democracia en la que cada uno haga lo que quiera, eso sí siempre dentro de unas normas establecidas de convivencia. Si nos damos cuéntanos avisan de que la natalidad baja a pasos agigantados, los nacimientos siguen estando por debajo y las muertes por encima y a este paso es normal ver pueblos en los que echan de menos ver a gente joven ya que solo han quedado las personas de mediana edad y las ancianas.

Claro con esta nueva forma de ver la vida en la que se retrasa la maternidad más de lo debido es normal que cada día las parejas solo se decidan por tener un hijo o como mucho dos ya que más, les es imposible, debido a que se les pasa en muchos momentos la edad en la que no hay tantos riesgos en el embarazo. Entre eso y las personas que deciden que no es el momento porque su trabajo o su modo de vida se lo impiden y recurren a la píldora del día después para evitar embarazos no deseados, nos damos cuenta que lejos quedan ya eso de tener cuatro cinco o hasta seis hijos, ya que si echamos la vista atrás nos damos cuenta que entre tres o cuatro siempre estaba el cupo ya cubierto de hijos. La verdad que nos vemos ante la posibilidad de que España se haga vieja antes de tiempo por el simple hecho de no querer tener muchos hijos sin duda se convierte en un gran debate que deberíamos tener en cuenta si queremos que la juventud en España no brille en ningún momento por su ausencia y cada día más parejas envejezcan solas.