¿Para qué me sirve usar un pulsómetro mientras entreno?

Multitud de personas salen a diario a la calle a correr, nadan en la piscina o pedalean sobre una bicicleta para mantenerse en forma. Y la tendencia va en aumento. La gente se encuentra de mejor ánimo después de hacer deporte, te sientes mejor contigo mismo y refuerza la autoconfianza.

A muchas de estas personas les surge la duda en un momento dado de si vale la pena adquirir un pulsómetro para registrar y monitorizar el esfuerzo que hacen en sus entrenamientos.

Desde la web especializada pulsometrosinbanda.com, argumentan la importancia de utilizar un pulsómetro para los entrenamientos, a fin de conocer cómo se comporta tu propio cuerpo frente al esfuerzo, para registrar tus entrenamientos y ver cómo vas mejorando y para aumentar tu motivación.

¿Qué parámetros podremos conocer mediante un pulsómetro?

En primer lugar, y como es lógico, vamos a saber en todo momento las pulsaciones a las que ponemos nuestro corazón en función del esfuerzo. Sabemos que hay un límite del cual no debemos sobrepasarnos y, además, existen diferentes niveles de pulsaciones que nos servirán para desarrollar un tipo u otro de ejercicio cardiovascular y de conseguir unos resultados distintos.

Pero no sólo vamos a saber estos datos. Si nuestro pulsómetro posee GPS (que la mayoría hoy en día disponen de él), vamos a poder saber en todo momento la distancia que hemos recorrido, el ritmo que llevamos en cada momento y el ritmo promedio. Y si el dispositivo cuenta con acelerómetro, además podremos realizar un seguimiento de nuestra actividad diaria las 24 horas del día, conociendo los pasos que hemos dado, las calorías consumidas o la calidad de nuestro sueño mientras descansamos.

En Pulsómetros de gama media en adelante, además, vamos a disponer de infinidad de funciones adicionales que nos van a permitir mejorar de una manera más rápida en nuestros entrenamientos: calculadoras de tiempos previstos, programación de entrenamientos, cálculo de nuestra capacidad aeróbica mediante el VO2 máximo, intervalos de pulsaciones en el entrenamiento adecuados a nuestro nivel o la posibilidad de descargar los datos a una plataforma en el ordenador desde la cual tendremos mucha más información que podremos analizar posteriormente.

En definitiva, hay una gran cantidad de información disponible gracias a un pulsómetro. Un sencillo dispositivo al alcance de cualquiera que pone en tu mano todo lo necesario para que tus entrenamientos nunca sean monótonos ni aburridos, y que además te harán mejorar mucho más rápidamente.