Por que recurrir a los refranes

Las conversaciones cotidianas o formales se realizan para expresar ideas, para dar a entender nuestros puntos de vista, para transmitir sentimientos, quizá para aconsejar o alertar sobre algún riesgo, en fin, se supone que hay un mensaje que debería quedar esclarecido para que la comunicación sea efectiva.

En función de lo anterior, nos podemos valer de ciertos recursos para que los presentes comprendan ese mensaje. Por ejemplo, hoy día está muy de moda el uso del visual thinking, que en nuestro idioma se traduciría como el pensamiento visual. Esta técnica consiste en apoyarse en dibujos, imágenes y diagramas para ordenar ideas y sacar conclusiones.

Según expertos resulta muy efectiva, porque se va a lo más sencillo, tal como se hace durante un proceso de formación para niños. Simplificar el problema para abordarlo en su totalidad, lo que no siempre se logra con teorías y técnicas complejas. Por ello, se busca un lenguaje básico, neutral y fácil de asimilar, y qué mejor manera que usando los dibujos.

También existen otros recursos que refuerzan el proceso de transmisión y comprensión de la información, como lo son los ejemplos, dentro de estos están unos muy particulares que vienen a ser los refranes. Estas frases están formuladas con palabras sencillas y con la jerga popular, por lo que se puede deducir que serán acogidas con practicidad.

Lo bueno de dicho recurso literario es que abarcan una gran cantidad de temas, por ende, es muy probable que se encuentre alguno para cada caso que se esté exponiendo. Por otra parte, se puede emplear en públicos de cualquier edad, género, nivel educativo, estrato social, o cualquier otra clasificación que tenga la sociedad.

A continuación veremos algunos de estos refranes y cómo nos apoyarían durante la explicación de algún tema en particular:

“Lo que sin tiempo madura, poco dura”. A cada proyecto hay que darle un tiempo apropiado, puesto que, generalmente,cuando se apresura, los resultados no siempre serán los deseados. Esun grave error,en el que se incurre especialmente en las empresas y que vale la pena mencionar en las reuniones directivas, para que se tome consciencia al momento de planificar y ejecutar cada trabajo.

En el ámbito familiar también son oportunos. El refrán “de tu hijo solo esperes lo que con tu padre hicieres”, es un proverbio con el cual explicar la importancia de actuar adecuadamente con los padres, especialmente cuando están mayores. Más adelante, se pretende que eso mismo lo imiten las nuevas generaciones.

Como se puede apreciar, se tocan temas álgidos de una forma sutil, pero que seguramente los otros entenderán con rapidez. Interesante, cierto?Para una consulta más amplia visitar la web  refranesysusignificado.com.