Una manera de reciclar diferente

La historia del reciclaje se remonta muy atrás en el tiempo, desde que el ser humano habitara la tierra la aparición de basura se ha hecho cada vez más existente, no nos hemos dado cuenta de lo fatal que puede ser para nuestro planeta y cada día va a más. Playas llenas de basura, bosques plagados de mucha más basura y así sin tomar plena consciencia de que debemos cuidar nuestro ecosistema. Por suerte podemos contar con una gran parte de personas que todos los días pone de su parte para que esto ocurra, y no solo me refiero a los ecologistas que hacen todo lo posible porque así sea, sino que cada día hay muchas más personas que deciden separar todos los encases que utilizan en casa según el reciclaje que se le vaya a dar. Para ello hay unos contenedores en la calle de los que todos podemos hacer uso, igual os parece un curso que ya os conocéis muchos a la perfección, pero os aseguro que hay quienes no reciclan nada en absoluto y a lo menor después de este post se decide hacerlo.

Disponemos de tres contenedores, tres colores para diferenciarlos, el amarillo, el verde y el azul, el amarillo sirve para los envases de plástico, las latas y las bolsas de plástico, en el verde se deposita el vidrio, pero no se debe depositar ni la cerámica ni el cristal. Y el azul es para el cartón o el papel, así de sencillo y lo que nos cuesta hacerlo bien. Los supermercados pusieron en venta todas las bolsas de plástico para que la gente se concienciara y no se llevara tantas de golpe, parece que a golpe de bolsillo nos enteramos mejor, como se suele decir la sangre con sangre entra y parece ser efectivo. Uno de los sitios en los que nos podemos fijar y que recicla como lo indica la normativa vigente son los desguaces un sitio como http://www.otoniel.es/ un desguace que se encarga de que todas las piezas inservibles además de todo lo que el coche pueda tener de toxico, desecharlo en el sitio adecuado y que no pueda de hecho contaminar nada. Como vemos todos en mayor o menor medida intentamos hacer algo, el único problema es que no es suficiente y no terminamos de darnos cuenta, intentémoslo por un mundo mejor que dejaremos a nuestros hijos.